JESUCRISTO LIBERADOR

febrero 10, 2009

Por: Nestor Ivan Moreno

jesus-wept-large

Cuando hablamos de Jesucristo nos damos la tarea de Buscar un adjetivo que defina de una manera practica la misión esencial que el realizo, para mi este es uno de las mejores formas que se pueden nombrarle LIBERADOR.
Me he dado la tarea de mostrar como los evangelizadores tenemos el deber de presentar a un Jesucristo que da la autentica liberación, es decir una liberación integral de la persona humana. Analizaremos tres pasos de cómo Jesucristo incide en nuestra historia para darnos una existencia dedicada a la liberación.

A)  La encarnación de Dios en la historia.
Hay que recordar los signos claros y eficaces que Dios presenta ante su pueblo Israel manifestando que el estaba presente y sentía el dolor de este. En su plan de salvación, de redención y liberación es en este momento en donde Dios se hace hombre, con su nacimiento se inicia este proyecto en el cual por medio de Jesús Dios nos demuestra la verdad, y en toda su vida publica predica el reino de Dios, un reino de verdad, justicia y amor “El Hijo les da la Libertad, serán realmente libres” (Jn 8:36).
Jesucristo une al hombre con Dios en una trascendencia plena y consiente de la gracia y el amor de Dios, haciendo de su evangelio un mensaje de libertad y una fuerza de liberación, para “Anunciar la buena nueva a los pobres, a proclamar la liberación a los cautivos y dar vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.” (Lc 4:18-19)

jesucristoB) La liberación del pecado
Dios mediante su hijo nos da la salvación, cuando el se ofrece como sacrificio puro y santo para morir por la expiación de todos nuestros pecados, es en ese momento cuando Jesucristo con su sangre rompe esas cadenas que tenían atado al hombre y lo hace libre de toda opresión e injusticia.
El hombre no puede hacer caso omiso al gran sacrificio realizado por Jesucristo, demostrando así un amor desmesurado hacia nosotros, cuando el hombre lo conoce abre todos sus sentidos a la expresión liberadora de Dios y se transforma en un micrófono de esta verdad trascendente e ineludible.

C) Liberación del Hombre y de su Realidad.
Como lo dijo un día Mon. Romero “La iglesia es el cuerpo de Cristo en la Historia”, es decir, que la iglesia tiene la misión de anunciar el reino de Dios desde la encarnación y la opción preferencia por los pobres, esto significa no dar un mensaje que este fuera de la realidad, que sea superfluo ante las injusticias y las opresiones que sufren distintos hermanos, no podemos negar una realidad evidente ya que en esta es donde se debe de iniciar la predica de un Dios liberador, no solo de nuestros pecados, sino también de la realidad misma que nos acoge día a día.
Debemos de entender la forma integral en que Jesucristo libera, estamos ante un “pueblo crucificado, es la continuación histórica del siervo doliente de Yahve” (Ignacio Ellacuria), es decir, estamos ante un pueblo que se mira cada vez mas oprimido y explotado por una sociedad consumista y hedonista que nos aliena, es hora de que surjan:

VERDADEROS DISCIPULOS Y MISIONEROS , QUE LLEVAN LA BUENA NUEVA DE JESUCRISTO LIBERADOR DEL PUEBLO SALVADOREÑO.

 
Esta obra está bajo una

licencia de Creative Commons.